La Chorrera de los Litueros, una ruta con mucha historia

29 diciembre 2015

Para recorrer la ruta que nos llevará a la cascada más alta de la Comunidad de Madrid, necesitaremos poco más de una hora. Podemos reservar uno de los hoteles de Expedia para irnos a visitar la cascada más alta de la Comunidad de Madrid en un breve paseo.

Esta ruta tiene un desnivel muy reducido y nos permite dar un paseo sencillo y agradable, mientras que contemplamos sus maravillosas vistas.

Nada nos haría sospechar que en este lugar tan agradable y tranquilo se protagonizaron importantes escenarios bélicos durante la invasión napoleónica.

En sus dos kilómetros de recorrido, tan sólo encontraremos una dificultad, un pequeño arroyo que en ocasiones se parecerá más a un charco, y que tendremos que atravesar por encima de unas piedras, y que en invierno puede resultar algo resbaladizo, por lo que habrá que estar alerta.

El sendero tiene su comienzo en la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, que se encuentra frente a la gasolinera, en el mismo paso de Somosierra. Empezaremos a caminar descendiendo por la N-I, dirección madrid. A un kilómetro encontraremos la pista a la derecha. En pocos metros encontraremos una valla metálica que nos indica que ya estamos en la ruta.

Cuando lleguemos al riachuelo, conocido como el Arroyo de las Pedrizas, debemos atravesarlo por encima de unas piedras. Poco después encontramos un camino estrecho a la derecha, y que va en ascenso, ese es el que debemos seguir. Si nos pasamos ese camino, llegaremos a otro riachuelo mucho más complicado de pasar, por lo que deberemos retroceder unos metros para tomar el correcto. Al avanzar, el camino se vuelve más estrecho y con más inclinación. Encontraremos algunas piedras más grandes en el camino, lo que querrá decir que pronto escucharemos el sonido de la cascada. El agua nace de unos manantiales y desciende formando la cola de caballo, creando el arroyo del Caño. El agua sigue hasta el arroyo de Las Pedrizas, dando lugar al nacimiento del río Duratón.

En épocas de lluvias la cascada baja con algo más de fuerza y en invierno, el agua se congela, cambiando totalmente el paisaje a unas maravillosas vistas heladas, cubriendo la escarcha las hojas, las ramas y la hierba de la zona.



Post a new comment