La Sierra de Guadarrama ya es Parque Nacional

27 septiembre 2013

Comenzamos esta sección –Eco– con el que sin duda es el acontecimiento del año en la sierra: la reciente declaración de la Sierra de Guadarrama como Parque Nacional.

[tabgroup] [tab title=»La aprobación» id=»tab1″ class=»active»] Efectivamente, mientras gran parte de los madrileños ultimaba las vacaciones, el pasado 25 de junio culminaba el trámite parlamentario por el cual el Congreso de los Diputados aprobó la creación del decimoquinto Parque Nacional de España, mediante la promulgación de la Ley 7/2013. Han pasado casi 100 años desde que se hicieran los primeros intentos de proteger este entorno natural mediante esta figura de protección y ahora… aquí está, como siempre ha estado pero por fin galardonado con la máxima figura de protección que otorgamos en nuestra sociedad a los lugares más importantes desde el punto de vista medioambiental para conservar nuestros ecosistemas y biodiversidad.

No ha sido un recorrido sencillo ni exento de críticas. Del fabuloso entorno de la Sierra se ha protegido mediante esta figura un total de 34.000 ha de terreno ajustándose a la propiedad pública y excluyendo enclaves de gran valor ecológico como el Pinar de Valsaín y el Pinar de los Belgas. Las organizaciones ecologistas han criticado la falta de ambición en la delimitación del espacio reclamando mayor protección frente a la expansión de viviendas en Cercedilla y Navacerrada, donde el parque parece fragmentarse de forma incoherente desde el punto de vista ecológico.

Aún así, considero yo, hay que celebrar la consecución de este objetivo planteado antaño que deja la puerta abierta a la ampliación de su territorio a las más de 63.000 ha de la zona periférica de protección en espera de una sociedad más comprensiva con los valores naturales.[/tab] [tab title=»Centros de visitantes» id=»tab2″]

¿Y qué mejor forma de apreciar nuestro entorno que acercarnos a conocerlo? La Comunidad de Madrid gestiona cuatro centros de visitantes en la Sierra de Guadarrama: Cotos en el Parque Nacional y en ManzanaresPuente del Perdón y Valle de la Fuenfría en su entorno. ¿Y qué podemos encontrar si empezamos a contemplar el paisaje con más detenimiento? Pues esa respuesta la iremos ofreciendo por entregas…

[/tab]

 

[tab title=»El ecosistema» id=»tab3″] A modo de introducción decir que en el Parque Nacional persisten 25 hábitats distintos y 4 LICs (Lugares de Importancia Comunitaria para la Red Natura2000). Son ecosistemas de media y alta montaña, incluyendo sistemas glaciares y periglaciares bien conservados y de extraordinario valor ecológico donde existe un observatorio permanente del cambio climático. La vegetación está dominada por pinares de pino albar o silvestre y rebollares de roble melojo y quejigo. Estas comunidades vegetales están salpicadas con exiguas fresnedas, acebedas y avellanedas todas ellas salpicadas de arces, tejos, abedules, serbales… que en las zonas climáticamente más adversas dan paso a espinares y jabinares de alta montaña.

La diversidad de fauna no queda a la zaga, siendo una de las más ricas del país. Desde la más visible cabra montés hasta lepidópteros singulares como la Parnassius apollo, pasando por especies protegidas de aves como el águila imperial, el buitre negro y la cigüeña negra o mesomamíferos tan atractivos como la nutria o el gato montés.

Pero hay que dejar una buena excusa para acercarse a desentrañar los secretos de parajes mágicos como la Pedriza del Manzanares, el valle de Lozoya, la cumbre de los Siete Picos o las lagunas de Peñalara.

Habrá que ir pensando en sacar las botas del armario e ir tomando nota… Leer está muy bien pero mejor que nadie te lo cuente.

¡Hasta la próxima!

 

[/tab] [/tabgroup]

Por José Antonio Mancera | Iberus Medio Ambiente.