“Normcore”, la moda es no ir a la moda

7 mayo 2014

Comodidad y cero pretensiones estéticas, esas son las premisas de este nuevo look antimoda que acaba de aterrizar dispuesto a romper con todo, el normcore. Un look donde lo llamativo ya no es tendencia, una especie de antiestilo donde prima la normalidad y cuya única intención es vestirse de “modo desintencionado” con el simple objetivo de cubrir el cuerpo. El normcore surge, de hecho, como una reacción “contra la necesidad de vestirse de forma única y diferente”.

La idea del normcore es prescindir de lo que se lleva, usar prendas casual, cuanto más ordinarias y anodinas mejor. ¿Pero qué es una prenda normcore? La respuesta es fácil: cualquier prenda que pueda pasar desapercibida. Camisas de Primark, camisetas de oferta sin ningún tipo de mensaje, pantalones chinos, forros polares o unas sencillas Crocs son algún ejemplo de ellas.

Lo hipster deja paso al normcore

El movimiento normcore nace como una respuesta a lo mainstream que se ha vuelto ser un hipster, vestirse para encajar en lugar de destacar. El año 2013 fue el año hipster, con las famosas camisas de cuadros como su principal icono,  su principal pretensión era destacar mediante el uso de un look llamativo. Pero estamos en 2014, y ese movimiento hipster a dejado paso al normcore, un look totalmente sencillo y despreocupado.

Si todo el mundo busca ser original, ya nadie lo es y la única forma de diferenciarse es evitar la originalidad, “ser como todos los demás para ser único”.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre un normcore que compra su ropa en C&A o en Sfera online y un cincuentón vestido con ropa de Primark o Alcampo? Simplemente la actitud. Una persona vistiendo normal es un inviduo al margen de la moda, mientras que el normcore conoce la moda y elige meticulosamente su ropa pretendiendo ser casual.

Por Lorena Valdemayor.

Foto: Getty images, Stylebook

 



Post a new comment