De ruta por los mercados gourmet de Madrid

23 agosto 2016

Ahora que medio Madrid se viene a la Sierra, os proponemos darle la vuelta a la A6 con una ruta por los mercados gourmet de Madrid.

Mercados en la Sierra, haberlos, haylos, pero, a falta de clientes, más ávidos de grandes superficies comerciales, no les vendría mal reinventarse con el toque de estilo que han conseguido en la capi espacios como el Mercado de San Miguel o el de San Antón.

 

La clave de los mercados gourmet

 

La clave es sencilla y se basa en una palabra: gourmet. A partir de ahí, venta y ocio se dan la mano en una combinación en la que en cada puesto no solo se puede comprar, sino también degustar. Y todo ello en un ambiente con especial protagonismo de la decoración.

 

Para esta ruta por los mercados gourmet de Madrid hemos seleccionado cinco espacios, a tiro de bus (y un poquito de Metro).

 

Mercado de Moncloa

Mercado de Moncloa

No es el más grande, pero sí el que más cerca nos coge a los serranos. En el Mercado de Moncloa no encontraréis puestos de mercado como tal, sino espacios gastro que van desde el café con dulces hasta los pintxos, pasando por comida italiana, el sushi o el pulpo.

 

 

Mercado de San Miguel

Mercado de San Miguel

El Mercado de San Miguel abrió la veda, un Bien de Interés Cultural situado a solo unos pasos de la Plaza Mayor. Aquí podréis picar, comer, beber… y comprar, entre otras cosas, flores o artículos de cocina para foodies sin remedio.

 

 

Mercado de San Antón

la-cocina-de-san-anton_0

Del Mercado de San Antón os conquistará la terraza, una zona inmejorable para disfrutar de las noches de agosto, con poca gente y algo más frescas que las de julio. Aquí también hay puestos para comprar, entre otros artículos, carne de primera.

¡Ah! Nació como un mercadillo callejero y hasta Galdós lo cita en la novela Fortunata y Jacinta.

 

 

Mercado de San Ildefonso

Mercado de San Ildefonso

18 puestos, dos terrazas y tres barras (una en cada planta) ofrece el Mercado de San Ildefonso en plena calle Fuencarral, con un ambiente con aires neoyorquinos pero que no renuncia a los sabores patrios, desde las croquetas a los huevos, pasando por una cuidada selección de ibéricos.

 

Platea Madrid

Platea Madrid

Llamarlo mercado es quedarse corto, porque Platea es un espacio en el que un antiguo teatro, con seis mil metros cuadrados, se convierte en toda una caja de sorpresas en la que la gastronomía es el hilo conductor de una interminable oferta de ocio, desde showcookings hasta catas o aperitivos musicales.

 

 

 



Post a new comment