Terapia de labores en Collado Villalba

1 noviembre 2014

La Asociación de Labores Solidarias de la IAIA de Collado Villalba (Asociación IAIA), junto a otros colectivos de la Comunidad de Madrid, están demostrando que para cambiar el mundo no hacen falta grandes palabras, sino que con un ganchillo y un ovillo de lana es suficiente. La Asociación IAIA es una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es mejorar el bienestar personal, la salud integral y la calidad de vida de las personas mayores y de sus familias, de una forma creativa: tejiendo solidaridad.

Para ello crearon hace un tiempo la “terapia de labores”. “Nuestra asociación se dedica a proporcionar lanas para promover la terapia de labores realizando y apoyando proyectos solidarios”, cuenta Concepción Rey, directora ejecutiva de la asociación. Lo que hacen es identificar a aquellas personas que realizan labores y que además quieren colaborar en proyectos sociales y les aportan las herramientas para que puedan hacerlo por sí mismas. “Les proporcionamos el material y las ideas. Ayudamos a las personas a ayudar a los demás, haciéndoles sentir que forman parte de una sociedad en la que ellos también tienen algo que aportar y haciéndoles sentir plenamente partícipes de la misma, aumentando con ello su autoestima y bienestar”.

Voluntarias de la asociación se dedican a ir por residencias de personas mayores proporcionando lana, agujas y patrones a todas aquellas personas que quieran colaborar con el proyecto. Próximamente comenzarán el proyecto “Entre costuras” en el Centro de día de Arganzuela.

El resultado de esta terapia de labores ha sido, entre otros proyectos, la confección de 90 mantas que durante el mes de octubre se han expuesto en la Sala El Pontón de la calle Real de Collado Villalba.

Tejido Social Sierra de Madrid

Este proyecto de mantas solidarias ha sido el objetivo de Tejido Social Sierra de Madrid, promovido por la Asociación IAIA. Esta iniciativa nació en Palma de Mallorca de la mano de Andrea Torlaschi y se ha difundido por toda España. Hay también Tejido Social en Manacor (Valencia) y varios grupos de tejedoras de Sevilla (Las Arañas Solidarias), País Vasco (Tejiendo en Vitoria), Lleida (La Guerrilla de Gilda) o Las Palmas de Gran Canaria colaboran y organizan eventos para hacer llegar a Tejido Social cuadrados con los que realizar productos solidarios. “Juntos tejemos ropa para niños prematuros para hospitales, osos para escuelas infantiles, bufandas para voluntarios de otros proyectos solidarios”, afirma Concha.

En Madrid, tanto la Asociación IAIA como Tejido Social Sierra de Madrid cuentan con la ayuda de una red de tejedoras que, poco a poco, se va extendiendo. Primero fue el colectivo Tejiendo Malasaña, que organizó hace dos años un evento de yarnbombing (arte urbano con lanas) en la Plaza del Dos de Mayo y decidieron donar todo el material y los cuadrados al proyecto de la Asociación IAIA. Se les unió Tejiendo Carabanchel, cuyo trabajo de varios meses tiene como resultado 11 mantas para repartir en la campaña de invierno. Y las últimas en unirse han sido las tejedoras de Tejiendo Móstoles, que se reúnen todos los jueves para tejer juntas.

Más de 200 kilos de lana

El objetivo del proyecto era tejer 40 mantas en un año, y se ha conseguido casi el doble de lo esperado: 90 mantas; ello que ha supuesto 7.000 horas tejiendo, más de 200 kilos de lana, y tener más de 120 colaboradoras tejiendo. La mayoría de la lana que usan es donada por distintas firmas de tejidos como Lanas Stop o Lanas Katia, Hilaturas LM y por distintas tiendas y mercerías de Madrid así como colectivos como Lana Connection. Además, les han contactado de la Fundación Maddox Jolie-Pitt (la de Angelina Jolie y Brad Pitt) para que a su vez se pongan en contacto con una asociación de abuelitas que hacen lo mismo en Canadá. También están en contacto con la asociación sudafricana Knit a Square, con que pronto empezarán a colaborar. La revolución del ovillo no ha hecho nada más que comenzar.

CONTACTO
Concepción Rey Mejías Teléfono: 670 639 701 Email: iaia@Laiaia.org www.Laiaia.org

Texto y foto: Lorena Gracia



Post a new comment