Un futuro más rosa gracias a las nuevas tecnologías

18 octubre 2013

El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres y el tercer tipo de cáncer después del colorrectal y el de pulmón. Gracias a algunos tratamientos, el 85% de estas pacientes superan la enfermedad. La investigación ha jugado un papel clave en este dato. Las nuevas tecnologías aportan a las mujeres más armas terapéuticas para luchar contra el cáncer.

Dignicap

Dignicap. © Fundación Tejerina.

Uno de esos avances se llama Dignicap. Es un aparato que trata de paliar los efectos devastadores de la quimioterapia. Este tipo de tratamiento actúa sobre todo tipo de células, las sanas y las cancerosas, por lo que la paciente sufre efectos secundarios como la caída de pelo. Dignicap enfría el cuero cabelludo y evita su caída. Un 83% de las usuarios quedaron realmente satisfechas con este aparato.

Y hablando de avances, no podemos olvidar la radioterapia. El 70% de los casos de cáncer de mama son tratados con este sistema que aporta calidad de vida, evita la mastectomía, disminuye la extracción de ganglios linfáticos y ayuda a paliar los dolores de las metástasis óseas. Hasta ahora había que irradiar la glándula mamaria 25 sesiones y con los avances técnicos se ha conseguido reducir ese tiempo y que 7 semanas de tratamiento ahora se pueden acortar a cuatro. También se ensaya con la irradiación parcial como la novedosa radioterapia intraoperatoria que permite administrar el tratamiento sobre el mismo tumor.

Los especialistas coinciden en que los avances tecnológicos van a permitir una detección más temprana y una mayor curación. Pero el punto de partida para detectar estos tumores sigue siendo la autoexploración. Cada mujer debe aprender a diferenciar los tipos de bultos y, una vez detectado el cáncer, informarse de todas las novedades en cuanto a tratamientos para elegir el más conveniente para ella.

Por Aurora Lozano | alozano [arroba] lasierraconestilo.es.