Una metodología hacia el éxito

2 septiembre 2014

Cuando hablamos de metodología en el fútbol nos referimos a los métodos de entrenamiento que utilizamos para llegar al aprendizaje. En el caso de las escuelas de fútbol, podemos diferenciar una metodología propia de cada entrenador o categoría, o como sucede en la mayoría de clubes grandes, unos métodos de trabajo fijos, dentro de los cuales el entrenador va aportando sus propias ideas y forma de enseñar.

En este artículo vamos a diseccionar el método de trabajo de uno de los clubes más importantes del mundo: el Real Madrid. El equipo blanco divide su metodología en tres áreas y dos modelos:

  1. Fútbol  7: desde la base hasta benjamines.
  2. Fútbol 11: desde alevines hasta cadetes.
  3. Alto rendimiento: juveniles, Real Madrid C y Real Madrid Castilla.

Los modelos de enseñanza son:

  • Modelo participativo: igualdad a la hora de participar y desarrollo lúdico y educativo.
  • Modelo de rendimiento: búsqueda de resultado inmediato y rendimiento en etapas iniciales.

Desarrollaremos las dos primeras áreas destacando  la preparación física, la táctica y la técnica, y asumiendo que en estas se utiliza el primer modelo de enseñanza, aunque siempre hay excepciones dependiendo del entrenador y del objetivo que el club te marque.

Fútbol 7

La preparación física como tal no existe, ya que son edades muy tempranas para hacer trabajos con cargas y básicamente se basan en juegos que desarrollen sus capacidades físicas básicas. Se realizan siempre al principio de cada entrenamiento antes de la parte específica. Son trabajos que alternan capacidad aeróbica y anaeróbica (en deuda de oxígeno). Se tiene muy en cuenta el desarrollo de las habilidades motrices.

Por táctica damos una idea global de sistema de juego y distinguimos entre juego elaborado y juego directo. En este caso, el Real Madrid C.F. es flexible con la elección por parte del entrenador del sistema de juego, aunque exige jugar con 4 líneas (Portería-defensa-centrocampistas-ataque). Lo que no es negociable es el juego elaborado. Todos los equipos deben empezar jugando en corto e intentar llegar al área rival mediante combinaciones de pases.

La técnica se trabaja de forma integrada, aunque los más pequeños si realizan ejercicios sencillos de forma analítica para una mejor comprensión y ejecución. Si el entrenador considera que debe trabajar alguna acción técnica de forma analítica puede hacerlo, aunque se les pide que incorporen esas acciones en ejercicios semejantes a lo que un futbolista se encuentra en un partido de fútbol para poder vivir situaciones deportivas que les permitirán mejorar su rendimiento en las apuestas del partido en cuestión.

Fútbol 11

De alevines a cadetes se incluye una parte de preparación física que va ascendiendo en relevancia según los chicos van subiendo de categoría. Como en cada partido se compite por 3 puntos y no hay un partido más importante que otro en ese aspecto, la planificación se realiza a largo plazo y la dividen en dos bloques, dentro de los cuales existen los que se conocen como mesociclos de trabajo. Estos bloques van:

  • De pretemporada a navidad.
  • De Navidad a fin de liga.

La idea es conseguir bastantes picos de forma a lo largo de la temporada y que los bajones físicos sean de corta duración. Los entrenadores deben prestar atención al estado de forma de sus jugadores y tener un buen feedback con ellos para no caer en un sobreentrenamiento que provoque lesiones o una fatiga que impida al futbolista alcanzar un estado óptimo de forma física.

La táctica está más encorsetada y viene predeterminada por el modelo de juego del primer equipo. Puede haber excepciones en las que por las características de una determinada plantilla no puedan adaptarse fielmente a dicho modelo de juego, pero han de intentar ser lo más parecido posible.

La técnica se trabaja de manera integrada y son abundantes los ejercicios con posesiones y porterías y las ruedas de pases y figuras técnicas en los calentamientos.

 

Foto: Gustavo Facci vía Flickr.



Post a new comment